Selección

Copa América: Argentina cayó ante Colombia y jugará por el tercer puesto

La Albiceleste cayó por la mínima ante las cafeteras. El gol lo marcó Caicedo

Estaba todo preparado. El corazón actuaba de bombo con cada rítmico latido; y el trapo, mágico, con mil luchas encima, que fue embarrado,  manchado de verde césped, costuras cedidas ante tironeos, agitado en el aire mientras de fondo la hinchada canta.

El equipo que tiene más aguante, claro, detrás hay familias, amigos, compañeros de laburo, compañeras de equipo, y el argentino que aguanta en las buenas y en las malas, que no te deja tirado nunca, que defiende y sobre defiende la camiseta, el escudo, el orgullo, los colores. Justamente a ese equipo se lo lleva dentro del corazón, el corazón de los que hoy saltaron, cantaron, se prendieron a los trapos; y, también, de los que alentaron desde casa, distribuidos por distintas partes del gran mundo. Y como no lo van a llevar en el corazón, si las jugadoras dejan el alma en la cancha con la seguridad de que el hincha también la deja en el tablón.

Borrachas, pero de ilusión, cantaron el himno. ‘Sean eternos los laureles que supimos conseguir.’, ‘coronados de gloria vivamos’, en cada palabra una lágrima, en cada palabra y hasta el final juraron con gloria morir. Seguro, en esos pocos minutos, les pasaron mil imágenes por la cabeza; mil historias; mil anécdotas y sueños; cada ‘no’ que recibieron cuando eran chiquitas; cada desilusión cuando abrían los regalos y era cualquier otra cosa menos una pelota; y cada promesa que hicieron para llegar hasta acá, para llegar a jugar semifinales de Copa América.

Ellas, hoy, quieren festejar un triunfo más. Porque son locas por su trapo albiceleste, porque van a seguir hasta la muerte, a donde sea. Y esa cosquillita en el pecho, que hace ruido, que no se quiere esconder más: la vuelta que quieren dar.

Por eso, se embarcaron en esta travesía buscando el tesoro mágico que contenía el pase directo y asegurado a la Copa Mundial 2023 y a los Juegos Olímpicos 2024. En la vereda de en frente estaba Colombia, el local, las cafeteras y su público, que llenó el estadio Alfonso López haciéndose sentir más locales que nunca.

Nos imaginábamos la convicción y el anhelo que tenían las nuestras, solo 11 contra un país entero y aun así decidieron pelear hasta el final. Por eso, a tres minutos del inicio Argentina gesta su primer llegada tras una jugada en conjunto: Banini, Bonsegundo, probablemente pasó por los botines de Larroquette hasta llegar a Rodríguez quien la entregó a Núñez pero Romina no tuvo éxito en su destino final. Tres minutos más y Stabile tiró un centro a Larroquette pero no pudo conectar y se fue por la línea blanca.

Y lo creímos obvio, claro, después lo constatamos cuando sucedió. Piernas fuertes por todos lados, roces, tironeos sin pelota, y la disputa de todas las pelotas como si fuese la última. Que después de todo, la esencia de este grupo era esa: dejar todo en cada pelota, por todas las veces que no pudieron.

A los 16′ nos ilusionábamos con una misionera que no da nunca el balón por perdido y dio el pase atrás para una mendocina que probó el arco. De cualquier forma, la línea levantó su banderín y todo quedó reducido a fuera de juego. Diez minutos más tarde si hubo gol, cafetero; Caicedo bajó el balón, lo controló y definió. Y ahí erradica el error: cuando la bajó lo hizo con su brazo, acción que permitió anular el tanto y Argentina volvió a respirar.

Casi cerca del final, Ramírez se escapó en velocidad por la banda derecha, enganchó para adentro y remató de zurda. El ‘Clank’ sonó en todo el estadio. Si, el remate dio en el travesaño y el equipo comandado por Sebastián Gómez se salvaba una vez más.

El tiempo se hacia cada vez más lento, faltaba una eternidad para el final. Estábamos ilusionados, era alentador el cero por cero del marcador. Una mínima chance debía existir, aun cuando Colombia se volvió peligroso con tenencia de pelota y a nosotras se nos había ido la paciencia. La falta no forzada era la protagonista, empujones, agarrones, patadas de aquí y allá. Nuestro último remate, antes de que sucediera la tragedia, fue del pie de Bonsegundo que intentó desde afuera del área pero se desvió en una pierna cafetera y Perez controló.

A los 62′ del complemento, se reventó la burbuja de ilusión; se terminó em sueño de jugar una vez más la final americana. Se había hecho realidad, tal vez, una de las pesadillas, la opción que no elegimos nunca y que tampoco pensábamos que iba a suceder. Linda Caicedo cruzó el remate, Correa se estiró y no llegó. Colombia se vestía de gol. En cada esquina del enorme estadio se escuchó el grito de desahogo, el grito que las mantenía con vida.

A los 73′ se iría expulsada Chávez y quedaríamos con diez. Reinó el caos. Cambios a destiempo o mal hechos, jugadoras con puestos inventados, nerviosismo y desesperación. Y aún así, en medio de todo ese huracán podíamos apreciar la garra de Yamila Rodríguez y Julieta Cruz, que vistiendo el azul y amarillo o la celeste y blanca, dejan todo, hasta el último minuto.

Intentamos un par de veces más, pero ya no quedaba tiempo para más nada. Colombia se convirtió en el primer finalista de la gran Copa América Femenina 2022.

Mientras, nosotros, masticamos la bronca, pasamos ese trago amargo, descargamos en llanto y abrazos apretados. Hoy más que nunca se sostienen para poder levantarse antes del viernes, día en el que se dejará la vida por conseguir el tercer y último boleto disponible que queda para clasificar directo al mundial. Solo resta esperar si será la revelación: Paraguay, o el gran Brasil de Pía Sundhage, el próximo rival.

 

11 de Argentina: 1- Correa ©; 2- Barroso; 13- Braun; 3- Stabile; 18- Chávez; 7- Núñez; 8- Falfán; 22- Banini; 15- Bonsegundo; 19- Larroquette; 11- Rodríguez.

Suplentes: 12- Pereyra S.; 23- Oliveros; 4- Cruz; 5- Santana; 9- Jaimes; 10- Ippolito; 14- Mayorga; 16- Delgado; 17- Pereyra M.; 20- Bravo; 21- Lonigro.

Cambios: Cruz x Stabile // Jaimes x Larroquette // Mayorga x Barroso // Delgado x Núñez // Lonigro x Bonsegundo.

Amarillas: Núñez, Stabile y Chávez (doble).

DT: Sebastián Gómez.

11 de Colombia: 1- Perez; 19- Carabalí; 3- Arias; 20- Ramos; 2- Vanegas; 5- Bedoya; 6- Montoya ©; 10- Santos; 18- Caicedo; 11- Usme; 9- Ramírez.

Suplentes: 12- Sepúlveda; 13- Giraldo; 14- Barón; 22- Caracas; 21- Salazar; 8- Castañeda; 4- Ospina; 16- Rodríguez; 7- Robledo; 15- Ariza; 23- Bahr.

Cambios: Salazar x Montoya // Ospina x Caicedo.

Amarillas: Vanegas, Caicedo.

DT: Nelson Abadía.

Deja una respuesta

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios