Selección

¡Argentina en semis!

La Albiceleste venció 1 a 0 a Venezuela con gol de Bonse y se enfrentará a Colombia por el pase a la final.

En el último partido de la fase de grupos, Argentina se enfrentó con Venezuela y se quedó con un triunfo por 1 a 0 gracias al gol de Bonsegundo. El próximo lunes se enfrentarán a Colombia por semifinales en busca de un lugar en la final. En la otra semi, las brasileñas se verán las caras con las paraguayas.

Tic-tac, tic-tac, tic-tac. El reloj sonaba frenético adentro del vestuario. El corazón bombeaba a la misma velocidad que las manecillas. El pulso había disparado hace rato, nadie pudo alcanzarlo. La hora había llegado. Sería muy tonto decir que los nervios no eran el personaje principal de la historia. La vida misma las ponía a prueba una y otra vez. Todas eran finales, esta era finalísima. A todo o nada, matar o morir, como lo indica la historia, como lo indica la vida. Cada toma de decisión iba a ser crucial si querían seguir en la lucha. Ellas son guerreras, desde siempre; saben más que nadie lo que es ponerse la armadura y salir a pelear. Así han escrito varios capítulos de gloria, así han perdido también tantas otras batallas, con dignidad, con orgullo. La frente en alto para que no se les caiga la corona, el pecho inflado de celeste y blanco, el sol brilla como nunca. ¿Miedo? No, no saben lo que es eso. Si quieren te miran a los ojos, si quieren te clavan las espadas tantas veces como desean. Nada fue fácil ni lo es ni lo será. Cada batalla es diferente, cada lucha por quedar en la historia es diferente. Pero nadie puede decirles cómo hacerlo porque experiencia tienen de sobra; creo yo, nadie se atrevería tampoco.

Mientras caía una lluvia torrencial sobre Armenia, ellas pedían un deseo al cielo. Buscaban ese pase a semifinales, como una búsqueda del tesoro que claramente contiene los pases a las máximas competencias mundiales: el Mundial y los Juegos Olímpicos, también los Juegos Panamericanos. Sabían que les alcanzaba con un empate pero fueron por más. El historial estaba a favor de Argentina, con una victoria, un empate y cero derrotas, la balanza también se inclinaría al final.

Iban a dejar el alma, el cuerpo y el corazón en cada pelota, porque ellas nacieron para esto, porque desde que se pusieron la camiseta con los colores más lindos del mundo firmaron un pacto de defenderla, a cualquier costo, en cualquier circunstancia. Y si bien a los 2′ de juego Deyna Castellanos avisó con un cabezazo, minutos después de contragolpe, Larroquette dibujó un pase de rabona para Bonsegundo que se escapó, probó al arco con el pie bien abierto, pero apenas se desvió por el palo derecho. Luego veríamos un remate de Banini, una Venezuela muy mal parada y a Cáceres controlando el balón.

Y así pasó un primer tiempo de pierna fuerte, de falta de conexión entre las creativas, de imprecisión en los pases y un planteo poco claro por parte de la albiceleste. Mientras, la Vinotinto se jugaba la vida y un poco más, por eso aprovechó los huecos, el desorden y el cansancio del rival, para lastimar. Hecho que se vio al comienzo del segundo tiempo, cuando las venezolanas salieron a comerse el terreno, a imponerse, a tratar de adueñarse del tiempo y del marcador.

Pese a todos los intentos, cuando creímos que el 0 a 0 iba a ser el resultado final, aparecieron dos jugadoras para cambiarlo todo. En algún lugar, en alguna cabina de transmisión del gigante estadio Centenario se escuchó cómo el relator avisaba del pelotazo largo de Mariana Larroquette que controló Yamila Rodríguez (a la cual la dejaron sola para que haga y deshaga a su gusto y placer), y fue hasta casi la línea final esperando que una cordobesa, Florencia Bonsegundo, con todas las marcas encima entre al área y cambie ese pase por gol. Grito agónico que ilusionaba, que hacía querer salir los corazones del pecho, que robó lágrimas de felicidad.

El 1 a 0 nos hizo superiores, por eso había que cuidarlo. Vanina Correa se vistió de heroína y salvó a Argentina en el remate de Deyna Castellanos, una pelota de Altuve y un casi gol de Olivieri. La ayudaron las centrales, aún acalambradas; la ayudaron las delanteras, aún sin ser esa su posición; y la ayudó Julieta Cruz que desde que entró se volvió la protagonista, anulando el peligro que suponía Speckmaier y cortando todo a su paso.

Y cuando creímos que el final se hacia eterno, cuando el corazón y el cuerpo habían aguantado hasta donde aguantaron, Bastos hizo sonar su silbato y volvimos a ilusionarnos. Estamos en la semifinal de América, estamos en camino de buscar la gloria.

El próximo lunes 25, Argentina se medirá con Colombia en el Estadio Alfonso Lopez, con un objetivo claro: clasificar a la final y asegurarse el boleto directo a la Copa Mundial 2023 – Australia/Nueva Zelanda.

 

11 de Argentina: 1- Correa (c); 2- Barroso; 6- Cometti; 3- Stabile; 18- Chávez; 7- Núñez; 8- Falfán; 22- Banini; 15- Bonsegundo; 19- Larroquette; 11- Rodríguez.

Suplentes: 12- Pereyra S.; 23- Oliveros; 4- Cruz; 5- Santana; 9- Jaimes; 10- Ippolito; 13- Braun; 14- Mayorga; 17- Pereyra M.; 20- Bravo; 21- Lonigro.

Cambios: Cruz x Chávez // Santana x Barroso // Jaimes x Rodríguez // Braun x Bonsegundo.

Amarillas: Bonsegundo, Larroquette, Portanova.

DT: Germán Portanova.

 

11 de Venezuela: 13- Cáceres; 2- Herrera; 3- Gutiérrez; 5- Giménez; 6- Romero; 9- Castellanos (c); 11- Altuve; 14- Carrasco; 16- García; 18- Viso; 20- Rodríguez.

Suplentes: 1- Velásquez; 22- Tovar; 4- Peraza; 7- Villamizar; 8- O’Neill; 10- Moreno; 12- Araujo-Elorza; 15- Ascanio; 17- Astudillo; 19- Speckmaier; 21- Olivieri; 23- Ángulo.

Cambios: Villamizar x Gutiérrez // Moreno x Herrera // Speckmaier x Viso // Olivieri x Rodríguez.

Amarillas: Herrera, Giménez, Carrasco, Garcia, Rodríguez.

DT: Pamela Conti.

 

Autoridades del partido

Arbitra: Sandra Bastos (Portugal)

Asistente 1: Andreia Ferreira (Portugal)

Asistente 2: Rita Cabañero Mompó (España)

4° árbitra: Adriana Farfán (Bolivia)

Deja una respuesta

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios